La ortodoncia lingual, también llamada ortodoncia invisible, es una especialidad de la odontología caracterizada fundamentalmente presentar una diferencia clara con los tratamientos de ortodoncia más convencionales. Esta no es otra que el hecho de que los brackets sujetos a las piezas dentales no están pegados a la zona externa de los mismos, tal y como ocurre con otras técnicas, sino que por el contrario, lo están en la parte interna.

Podría decirse que se trata de un método estético para realizar la ortodoncia, especialmente indicado en aquéllas personas, adultos o adolescentes, que son reacios a seguir este tipo de tratamiento por el efecto antiestético que para ellos implica el uso de los aparatos de ortodoncia convencionales.

Pero lo cierto es que este sistema no sólo permite corregir todo tipo de malposiciones que alteran la mordida, sino que además tiene ventajas añadidas, como es el hecho de que facilita la higiene dental durante el tratamiento y que no se daña el esmalte de la superficie frontal de los dientes al evitar la su descalcificación, debido a la acción de autolimpieza que realiza la lengua y a la mayor concentración de saliva, lo que supone también un incremento de su actividad antibacteriana.

La duración del tratamiento de ortodoncia lingual suele ser algo menor que con la convencional, aunque ello dependerá, como es lógico, de la correcta planificación del tratamiento, la colaboración del paciente y la experiencia profesional del ortodoncista.